Ajuda para hoje e esperança para o amanhã! 

Promessas a Abraão

Promessas a Abraão

Transferência

Transferência

Promessas a Abraão

×

Deus fez promessas físicas e espirituais a Abraão. As promessas físicas envolveram grandezas físicas para seus descendentes: “E far-te-ei uma grande nação, e abençoar-te-ei e engrandecerei o teu nome” (Génesis 12:1-2 Génesis 12:1-2 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Estas promessas físicas e nacionais incluíram garantias de território e outras bênçãos (Génesis 12:7 Génesis 12:7Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 13:14-17; 15:18).

Estas promessas físicas foram formalmente transferidas para os descendentes de Abraão. Primeiro, passaram para Isaque (Génesis 26:1-4 Génesis 26:1-4 1 Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. 2 Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. 3 Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre. 4 Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Depois para Jacó (Génesis 28:3-4 Génesis 28:3-4 3 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; 4 y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 13-14), a quem Deus chamou Israel, dizendo-lhe que “uma nação e multidão de nações” sairiam dele (Génesis 35:9-12 Génesis 35:9-12 9 Apareció otra vez Dios a Jacob, cuando había vuelto de Padan-aram, y le bendijo. 10 Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel. 11 También le dijo Dios: Yo soy el Dios omnipotente: crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos. 12 La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Em seguida, estas promessas físicas foram passadas a José e finalmente para os dois filhos de José, Efraim e Manassés, que se tornariam, respectivamente, “uma multidão de nações” e “um grande povo” (Génesis 48:15-19 Génesis 48:15-19 15 Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, 16 el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra. 17 Pero viendo José que su padre ponía la mano derecha sobre la cabeza de Efraín, le causó esto disgusto; y asió la mano de su padre, para cambiarla de la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés. 18 Y dijo José a su padre: No así, padre mío, porque éste es el primogénito; pon tu mano derecha sobre su cabeza. 19 Mas su padre no quiso, y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé; también él vendrá a ser un pueblo, y será también engrandecido; pero su hermano menor será más grande que él, y su descendencia formará multitud de naciones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Mas, por causa da escravidão de Israel e subsequente desobediência, o cumprimento destas promessas físicas foi adiado.

Antes que qualquer um dos primeiros descendentes de Abraão herdasse a promessa da terra, eles tornaram-se escravos no Egipto (Éxodo 1:7-11 Éxodo 1:7-11 7 Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra. 8 Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo: 9 He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros. 10 Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra. 11 Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A nação de Israel gemeu por causa do seu estado de escravidão e Deus ouviu-os. Em sua fidelidade, Deus determinou libertar Israel da sua escravidão cumprindo as promessas, que fez a Abraão, Isaac e Jacó, de que os seus descendentes, os descendentes de Abraão seriam fisicamente abençoados e que se tornariam num grande povo na terra (Éxodo 2:23-25 Éxodo 2:23-25 23 Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. 24 Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. 25 Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 6:7-8; 13:5; Deuteronómio 9:4-6).

Em seguida encontramos promessas de bênçãos físicas sendo oferecidas a Israel após a saída do Egito. Somente se os Israelitas obedecessem a Deus e se permanessessem fieis à Sua aliança com eles, é que eles poderiam receber tais promessas. Se eles não obedecessem aos termos da aliança, as bênçãos seriam adiadas e pragas viriam em seu lugar (Éxodo 19:5-6 Éxodo 19:5-6 5 Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. 6 Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Levítico 26:3-39 Levítico 26:3-39 3 Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, 4 yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto. 5 Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra. 6 Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país. 7 Y perseguiréis a vuestros enemigos, y caerán a espada delante de vosotros. 8 Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros. 9 Porque yo me volveré a vosotros, y os haré crecer, y os multiplicaré, y afirmaré mi pacto con vosotros. 10 Comeréis lo añejo de mucho tiempo, y pondréis fuera lo añejo para guardar lo nuevo. 11 Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará; 12 y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. 13 Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos, y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con el rostro erguido. 14 Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos, 15 y si desdeñareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto, 16 yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma; y sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán. 17 Pondré mi rostro contra vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga. 18 Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados. 19 Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce. 20 Vuestra fuerza se consumirá en vano, porque vuestra tierra no dará su producto, y los árboles de la tierra no darán su fruto. 21 Si anduviereis conmigo en oposición, y no me quisiereis oír, yo añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados. 22 Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten vuestros hijos, y destruyan vuestro ganado, y os reduzcan en número, y vuestros caminos sean desiertos. 23 Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que anduviereis conmigo en oposición, 24 yo también procederé en contra de vosotros, y os heriré aún siete veces por vuestros pecados. 25 Traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto; y si buscareis refugio en vuestras ciudades, yo enviaré pestilencia entre vosotros, y seréis entregados en mano del enemigo. 26 Cuando yo os quebrante el sustento del pan, cocerán diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolverán vuestro pan por peso; y comeréis, y no os saciaréis. 27 Si aun con esto no me oyereis, sino que procediereis conmigo en oposición, 28 yo procederé en contra de vosotros con ira, y os catigaré aún siete veces por vuestros pecados. 29 Y comeréis la carne de vuestros hijos, y comeréis la carne de vuestras hijas. 30 Destruiré vuestros lugares altos, y derribaré vuestras imágenes, y pondré vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros ídolos, y mi alma os abominará. 31 Haré desiertas vuestras ciudades, y asolaré vuestros santuarios, y no oleré la fragancia de vuestro suave perfume. 32 Asolaré también la tierra, y se pasmarán por ello vuestros enemigos que en ella moren; 33 y a vosotros os esparciré entre las naciones, y desenvainaré espada en pos de vosotros; y vuestra tierra estará asolada, y desiertas vuestras ciudades. 34 Entonces la tierra gozará sus días de reposo, todos los días que esté asolada, mientras vosotros estéis en la tierra de vuestros enemigos; la tierra descansará entonces y gozará sus días de reposo. 35 Todo el tiempo que esté asolada, descansará por lo que no reposó en los días de reposo cuando habitabais en ella. 36 Y a los que queden de vosotros infundiré en sus corazones tal cobardía, en la tierra de sus enemigos, que el sonido de una hoja que se mueva los perseguirá, y huirán como ante la espada, y caerán sin que nadie los persiga. 37 Tropezarán los unos con los otros como si huyeran ante la espada, aunque nadie los persiga; y no podréis resistir delante de vuestros enemigos. 38 Y pereceréis entre las naciones, y la tierra de vuestros enemigos os consumirá. 39 Y los que queden de vosotros decaerán en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad; y por la iniquidad de sus padres decaerán con ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Deuteronómio 28:1-68).

Por causa dos pecados flagrantes de Israel e Judá—a nação de Israel tinha sido dividida em dois reinos—as bênçãos nacionais continuaram a ser adiadas. Houve apenas breves períodos de grandeza quando alguns reis justos reinaram. Mas, por causa da fidelidade de Deus, Ele acabaria por abençoar os descendentes de Abraão com a grandeza que Ele predisse.

Parte da punição pelos pecados de Israel foi enviá-los ao exílio nacional. Muitos judeus do Reino do Sul (Judá), apesar de terem sido deportados para a Babilônia, depois voltaram para a terra da Judéia. No entanto, os israelitas do Reino do Norte (Israel), que foram deportados para a Assíria não voltaram a se restabelecer na sua antiga pátria. Eles se tornaram o que são hoje conhecidas como as “Dez Tribos Perdidas de Israel”. Ao longo do tempo, essas pessoas migraram para o noroeste da Europa.

Os descendentes de Efraim e Manassés, receberam a bênção de ascensão à grandeza nacional. Efraim tornou-se a prometida ‘multidão de nações’ (Grã-Bretanha e os povos da comunidade de ascendência britânica, como Canadá, Austrália e Nova Zelândia), e Manassés tornou-se a grande ‘nação’ (os Estados Unidos da América). É através destes povos que a maioria das profecias Bíblicas a respeito de Israel estão sendo cumpridas (Génesis 48:16 Génesis 48:16el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 49:22-26).

Devemos anotar que, as outras tribos de Israel [Reino do Norte] também estão representadas em outras nações do noroesta da Europa, ou emergentes dessa região. E, além desses israelitas, o povo judeu de hoje é descendente do povo do antigo Reino de Judá [Reino do Sul]—o que significa que enquanto os judeus são israelitas, nem todos os israelitas são judeus.

Deus tinha a intenção de que Israel [que inclui ambos os Reinos do Norte e do Sul] viesse a ser um país modelo em obediência a Ele, para os outros povos verem e desejarem imitar (Deuteronomio 4:5-8 Deuteronomio 4:5-8 5 Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. 6 Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. 7 Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? 8 Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Ele deu ao povo Suas leis e aliança, mas eles não tiveram um coração correto para continuar em obediência (Deuteronomio 5:29 Deuteronomio 5:29¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), e, por isso, eles falharam em seu exemplo, levando à punição nacional.

Severo juízo virá ainda mais uma vez no “tempo de angústia para Jacó” (Jeremías 30:7 Jeremías 30:7 ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), quando, pouco antes da volta de Cristo, muitas profecias do fim dos tempos com respeito aos descendentes modernos de Israel serão cumpridas. (Veja o capítulo intitulado “O Retorno de Jesus Cristo e o Vindouro Reinado”, começando na página 69.) Uma das maiores lições de Israel é que, um povo a quem foi dado tanto, não terá um sucesso completo, a não ser que receba o que é essencialmente necessário—os meios para uma verdadeira transformação espiritual de caráter.

Também contido nas promessas a Abraão estava a promessa espiritual ainda mais importante, a promessa da salvação a todos os homens que se tornassem da “Semente” de Abraão (seus descendentes). Através de Abraão todas as famílias da terra teriam acesso às bênçãos de Deus (Génesis 12:3 Génesis 12:3Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Deus confirmou as promessas feitas a Abraão porque ele obedeceu os mandamentos de Deus (Génesis 22:18 Génesis 22:18En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 26:5).

O apóstolo Paulo entendeu que a salvação não era apenas para os judeus ou israelitas, mas para toda a humanidade. Ele explicou que a “Semente” para quem as promessas aplicavam era Jesus Cristo, e que todos devem tornar-se um em Ele (Gálatas 3:8 Gálatas 3:8Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 14-16, 26-29).

O sacerdote Zacarias, no nascimento de seu filho João Batista, profetizou que Deus se lembraria do juramento que tinha feito a Abraão (Lucas 1:69-72 Lucas 1:69-72 69 Y nos levantó un poderoso Salvador En la casa de David su siervo, 70 Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio; 71 Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron; 72 Para hacer misericordia con nuestros padres, Y acordarse de su santo pacto;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Paulo registra que Jesus Cristo veio para confirmar as promessas feitas aos pais (Romanos 15:8 Romanos 15:8Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A promessa de salvação vem de Deus através do Espírito Santo como uma parte da Nova Aliança disponível para nós através da morte e ressurreição de Cristo.

O Espírito Santo é a chave para as “melhores promessas” que vêm ao abrigo da “nova” e “melhor” aliança [ou concerto] que foi estabelecida nessas melhores promessas (Hebreos 8:6 Hebreos 8:6Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). O Espírito Santo faria obediência possível, para que Israel e todos os outros que se juntassem a Israel através do Espírito seriam capazes de ter sucesso em ser a nação modelo que Deus intencionou.

Foi dito aos apóstolos para esperarem em Jerusalém por esta promessa melhor (Actos 1:4, 8). Eles esperaram para serem selados pelo Espírito Santo “da promessa,” o qual era a garantia da herança deles (Efesios 1:13-14 Efesios 1:13-14 13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). É pelo Espírito de Deus que sabemos que somos filhos de Deus e em Cristo (Romanos 8:9 Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 14-17) e assim somos a semente de Abraão (espiritualmente) e herdeiros da salvação de acordo com a promessa (Gálatas 3:28 Gálatas 3:28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esta promessa não é baseada em raça, mas na chamada de Deus e no arrependimento individual, independentemente da raça ou origem nacional. Por este meio, por meio da fé, tudo pode ser renomeado “o Israel de Deus” (Gálatas 6:16 Gálatas 6:16Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). (Veja o capítulo intitulado “A Igreja,” começando na página 56.)

Quando Jesus Cristo estabelecer Sua Nova Aliança com Israel e Judá em Seu retorno (Jeremías 31:31 Jeremías 31:31He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)—a Aliança na qual a Igreja de Deus agora é um precursor—então a nação física de Israel será finalmente capaz de servir como a nação modelo que Deus intencionou que fosse (Zacarías 8:23 Zacarías 8:23Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Jeremías 31:1 Jeremías 31:1En aquel tiempo, dice Jehová, yo seré por Dios a todas las familias de Israel, y ellas me serán a mí por pueblo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Romanos 11:12 Romanos 11:12Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)—tendo sido transformada para Israel espiritual e liderando o mundo inteiro para a mesma relação salvadora com Deus.